Latest Entries »



Fumigadora próximamente en Agricola Pampa Baja – Pedregal

bonito video


<p><a href=”http://vimeo.com/19731783″>The Edge of the Earth – DOCUMENTARY</a> from <a href=”http://vimeo.com/user1186930″>Eric Dennis</a> on <a href=”http://vimeo.com”>Vimeo</a&gt;.</p>


El desfiladero más profundo del mundo se encuentra en la región de Arequipa, al sur de Perú, privilegiado mirador donde disfrutar del elegante vuelo de esta imponente ave

JORDI PASTOR – 13/05/2009

Amanece en la Ciudad Blanca. Legañas y mucho ajetreo en la terminal terrestre de la estación de autobuses de Arequipa, al sur de Perú, aunque sean las seis de la mañana. Un café rápido mientras el autobús de línea con destino a Chivay y Cabanaconde calienta motores. Por delante más de cuatro horas de incómodo asiento entre trabajadores locales, mochileros europeos y anglosajones con sus respectivos guías, escolares jugando a la consola camino del colegio y ancianas con el traje tradicional y voluminosos hatillos con souvenirs para los turistas que atestarán, un día más, el mirador de la Cruz del Cóndor. Sí, el destino son las profundidades del Cañón del Colca.

Cañón del Colca

Ampliar

Trekking por el cañón del Colca, el desfiladero más profundo del planeta, en Perú- J. PASTOR

Ofertas destacadas

  • VUELOS
  • HOTELES

La noticia en otros webs

Carreteras decentemente asfaltadas dan paso a caminos de tierra después de Chivay y una generosa colección de baches antes de entrar en la plaza principal de Cabanaconde, un pequeño y humilde pueblo ubicado casi al borde de este espectacular desfiladero, el más profundo del planeta, a pesar de que el marketing de otros parajes ensombrezca semejante distinción.

Hay más tres mil metros de caída casi vertical desde su punto más alto y asombrosas escenas en los caminos que cortan sus laderas, como la cotidianeidad con que se mezclan grupos de ociosos viajeros occidentales en busca de una pequeña dosis de aventura (rafting, trekking, bici de montaña) con el ir y venir, bajo el sol, de la población local. Por ejemplo, con la resaca y el transistor a cuestas, después de una noche entera de fiestas patronales en uno de los pueblos más hundidos en esta descomunal garganta.

La vida en ellos sigue estrechamente unida a la agricultura -asentada sobre las mismas terrazas que se establecieron en tiempos anteriores a los incas-, a las mismas deidades precolombinas, y al majestuoso vuelo cóndor, auténtico señor de estas tierras.

Caída libre

Lejana ya la época de lluvias (de enero a marzo), el sol aprieta en lo alto cuando comienza el descenso en picado hacia el corazón del Colca. Tierra seca bajo los pies, cactus jalonando un aéreo camino e imponentes nevados al fondo. El guía desgrana explicaciones sobre la región, sus costumbres y los ritos que aún se mantienen entre la población, y consejos para no sucumbir al soroche, el mal de altura. No es broma, se rozan los cuatro mil metros antes de iniciar el descenso.

El primer día de marcha es amable. Siempre hacia abajo, buscando las aguas del río Colca, escultor de este monumental cañón. El camino se hunde cada vez más, pasando por debajo de espeluznantes muros que asemejan los tubos de un órgano sublime esculpido en la roca. Ya en el fondo del cañón, un puente colgante cruza el río y da acceso al encanto y las incomodidades de las cabañas donde se pasa la primera noche en el cañón. Sin luz ni electricidad, ofrecen descanso junto al constante rumor del río. Y a pesar de que la corriente eléctrica no llegue a este miniparaíso, la cerveza sí. Benditas chelas.

El oasis del Colca

Después de la cena, y apagadas las velas que han alumbrado la cervecera sobremesa, ninguna luz artificial ensombrece el tapiz de estrellas que aparecen en el cielo, por encima del borde del cañón que ahora queda algunos miles de metros más arriba. Un disfrute tan intenso como efímero, pues hay que reponer fuerzas para el día siguiente, que incluye un serpenteo por el fondo del cañón, y conocer algunos de los pueblos que permanecen aquí abajo. San Juan de Chuccho, el típico pueblo de Corñishua y Malata… todos creados ya bajo dominio español.

Hay que tomarse con calma este segundo día por las entrañas del cañón. Caminar siempre con el río a la vista, y atravesar con calma estos poblados, inaccesibles de otro modo (mucho menos en coche). Las excusas pueden ser varias: reponer el agua embotellada, tomar un refrigerio en alguna cantina y, especialmente, tomar contacto con la población local. En verano, con algo de suerte, llegaremos en plenas fiestas locales… así que aparquemos un rato la mochila y aprovechemos la coyuntura. Total, el conocido Oasis del Colca, segundo campamento de pernocta, no queda demasiado lejos.

Vuelta a la realidad

La denominación de oasis hay que entenderlo. Durante la época seca, el intenso sol difumina en gran parte la verde vegetación que tapiza las laderas del Colca tras las lluvias. Pero este paraje, arrinconado en un esquinazo del desfiladero, al pie de un imponente muro, mantiene sus explanadas de césped en perfecto estado. Sus azules piscinas de agua tibia, provenientes de manantiales subterráneos, y las cabañas de bambú equipadas con cómodas camas transforman el lugar en un auténtico resort a los ojos de sofocado mochilero.

Al día siguiente toca regresar a Cabanaconde. Una jornada un tanto agridulce, pues al desánimo de tener que abandonar este impresionante desfiladero -uno no se cansa de mirar hacia arriba-, se suma la tremenda subida que se dibuja en la ladera. Entre tres y cuatro horas de zigzag casi eterno. Existen, no obstante, atenuantes para aliviar este calvario, como la posibilidad de contratar mulas que se encarguen del esfuerzo.

Durante el camino es posible cruzarse con lugareños que van o regresan de San Juan o Corñishua, dejando pasmado al viajero por su frenético -e impensable hasta entonces- ritmo de marcha. Y si hay suerte, mientras nuestra vista se fija inevitablemente en nuestros pies, bajo el peso de la mochila, los cóndores que reinan los cielos del Colca aparecerán de repente y de la nada, en un vuelo literalmente majestuoso. Altivo, sereno, relajado e imponente, se muestran casi al alcance de la mano, demostrando por qué es una de las auténticas maravillas de este paraje.

De nuevo sobre el cañón, una panorámica al atardecer cierra tres días de sensaciones y experiencias antes de enfilar hacia Cabanaconde. Pero el camino reserva todavía una sorpresa entre los campos que cruzamos camino del pueblo: la fiesta de la siembra, en la que los campesinos siguen realizando ofrendas a las deidades oportunas, con el fin de tener una buena cosecha. Y no hablamos de una celebración inocente, sino de tributos a base de aguardiente puro que convierte en sumamente tambaleante el regreso a casa de más de uno.

La Cruz del Cóndor

Tras pasar la noche en Cabanaconde, hay que retomar el bus de línea para iniciar el regreso hacia Arequipa. De camino, hay una parada imprescindible, el mirador de la Cruz del Cóndor, donde es posible asomarse a una de las zonas con mayor desnivel del cañón, y disfrutar de nuevo del elegante vuelo de varias parejas.

Es preferible madrugar, pues prácticamente sólo es posible avistarlos a primera hora de la mañana, cuando salen a cazar. Además, con suerte, evitaremos la hora punta del mirador, que se inunda de turistas procedentes de Arequipa a bordo de miniautocares.

El exquisito planeo del rey del Colca, casi suspendido sobre los tres mil metros de desfiladero que se precipitan bajo sus amplias alas, merodeará en nuestra mente mientras el autobús nos devuelve a la Ciudad Blanca, y la Cruz del Cóndor vuelve a quedar en silencio tras el ciclón diario de cámaras, murmullos de admiración y puestos de recuerdos.


Central Hidroeléctrica San Gabán II
ObjetivoCaptar las aguas del río San Gabán, para turbinarlas y generar energía eléctrica que beneficie a los centros poblados, asientos mineros e industrias, a través de la red eléctrica del Sistema Eléctrico Interconectado Nacional (SEIN).
Características PrincipalesPotencia instalada   110 MW
Potencia Efectiva    113,1 MW
Salto bruto               679 m
Salto neto                644 m
Caudal                    19m3/seg
Unidades                2×55 MW – Turbinas Pelton de eje vertical
Obras PreliminaresLa construcción de las obras preliminares de la Central Hidroeléctrica San Gabán II se inició en 1995 y con la nueva Administración, que asumió sus funciones a fines de mayo de 1996, se convocaron las licitaciones de las obras civiles principales, cuya construcción empezó en setiembre de ese mismo año.
Obras CivilesLas Obras Civiles han consistido en la construcción de las “Obras de Cabecera” (Lote N° I), formadas principalmente de un Túnel de Desvío del río San Gabán, de 167.46 m de longitud, una Presa Derivadora con 4 Compuertas Radiales de 8×5.5m cada una, de un Desarenador con 4 Naves de 61.70 m de longitud para retener partículas en suspensión de hasta 0.2 mm, de un Embalse Regulador de 140,000 m3 de capacidad y de un Conducto Cubierto de 3.20 m de diámetro y 428.45 m de longitud; luego la construcción del Túnel de Aducción y sus Obras Complementarias (Lote N° 2) cuya característica principal es que tiene sección de herradura de 3.60 m de diámetro y 7,270 m de longitud, excavados en plena roca en el denominado Batolito de San Gabán con una capacidad de 19 m3|seg e íntegramente revestido con concreto pulverizado (shotcrete), para su construcción y mantenimiento se ha necesitado realizar dos Ventanas de Acceso, una en la localidad de Uruhuasi, de 188 m de longitud y la otra en la localidad de Casahuiri, de 485 m, con sus correspondientes carreteras de acceso, también consta de una Chimenea de Equilibrio que consiste en un pozo vertical con dos cámaras de alimentación y una de expansión, de 3.60 m de diámetro y 289 m de longitud, igualmente excavados en plena roca e íntegramente revestidos con concreto pulverizado; y la construcción de la “Casa de Máquinas y de sus Obras Complementarias (Lote N° 3), que consisten principalmente de una Galería de Acceso a la Casa de Máquinas de 544.60 m de longitud, de una Galería de Descarga de 1,001.36 m de longitud, de una Casa de Máquinas en Caverna, de 29.8 m de altura x 51.05 m de longitud x 18.6 m de ancho, de un Conducto Forzado de 3.35 m de diámetro, inclinado 60° y con una diferencia de cotas de 638.59 m y una longitud aproximada de 738 m, así como de las obras civiles para el Patio de Transición y para la subestación San Gabán II.
Obras Electromecánicas y Línea de TransmisiónAsimismo, en lo que respecta al “Equipamiento Electromecánico de la Central” (Lote N° 4), consiste principalmente del suministro, montaje y pruebas para la Casa de Máquinas en Caverna, de dos (2) turbinas Peltón de eje vertical cada una con 5 chorros, de 514.3 r.p.m. y para 9.5 m3|seg, de dos (2) Generadores de 63.5 M VA cada uno, en 13.8 KV. y 60 Hz, incluidos todos los sistemas de protección, control y de mando, de su sistema de supervisión, de alarmas, de controladores y de todos los servicios auxiliares requeridos; también tiene el equipamiento para las Obras de Cabecera, consistente de 4 Compuertas Radiales para la Presa Derivadora y el equipamiento complementario para la Toma, el Desarenador de 4 Naves y el Edificio de Control, incluyendo también todos los sistemas señalados anteriormente; del equipamiento para las Compuertas de las Ventanas de Uruhuasi y de Casahuiri; del equipamiento para la S.E San Gabán II y para el Patio de Transición; para el traslado de la energía producida al Sistema Interconectado del Sur se ha tenido que realizar la construcción de la N Línea de Transmisión de 138 KV. entre la Subestación San Gabán II y la Subestación de Azángaro” (lote N°5), de 160 kilómetros de longitud, con 2 ternas de conductores y con 2 cables de guarda (uno convencional y el otro implementado con fibra óptica para comunicaciones) que llevará la energía producida desde la Central Hidroeléctrica San Gabán II; estas últimas obras se iniciaron en 1997, culminándose la Línea de Transmisión en agosto de 1999 y se prevé que el montaje de los equipos principales y pruebas de la Central Hidroeléctrica se culminen en diciembre de 1999, determinándose un plazo total de construcción de la Central Hidroeléctrica de San Gabán II, de las subestaciones de salida y de llegada así como de la Línea de Transmisión, de unos 03 años desde el inicio de su construcción.
InversiónLa construcción del Proyecto de la Central Central Hidroeléctrica San Gabán II, se concluyó en el año 1999; el financiamiento externo aproximado es de 155 millones de Dólares Americanos, otorgados: por el Japan Bank International for Cooperation del Japón (130 millones de dólares) y por la CAF (25 millones de dólares).


La Central Hidroeléctrica del Mantaro es la más grande e importante del país. Esta majestuosa obra está ubicada en el distrito de Colcabamba, provincia de Tayacaja. Representa aproximadamente el 40% de la energía del país y alimenta al 70% de la industria nacional que está concentrada en Lima. A continuación un breve, pero muy preciso artículo informativo acerca de la historia del Complejo Mantaro, compuesto por las centrales hidroeléctricas Santiago Antúnez de Mayolo y Restitución.

Por la década de los cuarenta, el sabio peruano Santiago Antúnez de Mayolo, inició sus investigaciones sobre el aprovechamiento de los recursos hídricos de la zona del Pongor en la sierra central del país.

En 1945, luego de intensa investigación, Antúnez de Mayolo presentó el estudio para la explotación hidroeléctrica de la llamada primera curva del río Mantaro, en la provincia de Tayacaja, Huancavelica.

Entre 1954 y 1961, se realizaron diversos estudios preliminares, a cargo de consultores de EE UU, Japón y la República Federal Alemana, quienes confirmaron el planteamiento de Antúnez de Mayolo.

Es así que en diciembre de 1961 se crea la Corporación de Energía Eléctrica del Mantaro (CORMAN), empresa pública encargada de desarrollar y explotar el potencial hidroeléctrico del río Mantaro.



Represa de Tablachaca

La Corporación inicia sus funciones en 1963, realizando un estudio comparativo de las propuestas de diversas empresas internacionales. Como resultado, se resolvió iniciar negociaciones formales con el Gruppo GIE Impregilo de Italia, las que se llevaron a cabo entre marzo y junio de 1966.

El Contrato de suministro, construcción y financiamiento del Proyecto del Mantaro se firma el 1 de setiembre de 1966, comenzando a llegar los equipos para la construcción, entre enero y junio de 1967, con lo que se iniciaron las obras civiles.

Dichas obras deberían de comenzar por los trabajos que permitieran viabilizar el complejo en la zona. Un aspecto importante de estos trabajos, lo constituyó la construcción de nuevos caminos que permitieron transportar los materiales y equipos necesarios. Asimismo, la mejora de los caminos existentes, permitió que estos soporten el paso de material pesado requerido.

Se tuvieron que construir grandes campamentos en Mantacra, Villa Azul y Campo Armiño, con el objeto de albergar a los miles de trabajadores que laboraron en la obra. Estos campamentos llegaron a albergar hasta 10,000 personas entre trabajadores y familiares.

La primera etapa del Complejo Mantaro contempló la construcción de una represa en la Encañada de Vigapata, de donde partiría un túnel de 20 KM hasta Campo de Armiño, luego del cual una tubería de presión llevaría las aguas hasta el lugar donde se construiría una casa de máquinas para tres unidades de generación de 114 MW cada una. Esta etapa se inauguró el 6 de Octubre de 1973.

Central Hidroeléctrica Restitución

En la segunda etapa del proyecto se instalaron cuatro grupos generadores adicionales a los tres ya existentes y se aumentaron dos tuberías de presión, con lo que se logró alcanzar una potencia total de 798 MW. Esta etapa se inauguró el 1º de Mayo de 1979.

Cinco y medio años después, el 10 de Noviembre de 1984, se inauguró la tercera y última etapa del Proyecto Mantaro, consistente en la Central Hidroeléctrica Restitución. Esta etapa aprovecha las aguas turbinadas provenientes de la central Santiago Antúnez de Mayolo para generar, a través de esta segunda central ubicada en cascada, 210 MW adicionales, con los que se completan 1008 MW en todo el complejo.

Han pasado más de 36 años desde que se iniciaron las obras del Proyecto Mantaro y aunque las obras principales han concluido, se continúan realizando obras de afianzamiento hídrico en la cuenca del río Mantaro y otras obras de mejoramiento del sistema, con el fin de garantizar un buen servicio y llevar más energía eléctrica y con ella el progreso a los muchos pueblos del país.

Las obras del Proyecto Mantaro fueron realmente espectaculares por lo agreste de la geografía y el duro clima reinante en la zona. Más de una víctima cobró este proyecto en su realización y aún hoy, al recorrer las instalaciones del complejo, uno siente el estremecimiento propio de apreciar las grandes obras del género humano.

Ubicación y descripción

La Cuenca Hidrográfica del Mantaro está ubicada en la región central del país y abarca los departamentos de Pasco, Junin, Huancavelica y Ayacucho.

El río Mantaro se origina en el Lago Junín, el cual está regulado por la presa de Upamayo, el reservorio de regulación estacional más importante del país.

Ubicado a 4080 msnm, el Lago Junín tiene una capacidad total de 556 MMC y un volumen útil máximo regulable de 441 MMC.

Debido a la variación del caudal del río Mantaro entre las épocas de estiaje y de lluvias, se hace necesaria la construcción de obras de regulación con el objeto de minimizar el riesgo de escasez de agua y al mismo tiempo optimizar el uso de la capacidad instalada del complejo.

Los excedentes de agua durante las épocas de lluvia pueden ser almacenados y utilizados durante los meses de estiaje, entre mayo y octubre, para aumentar el caudal del río hasta el nivel requerido de 96 m3/seg, cubriendo así los déficits de agua para la generación de energía.

Fuente: Sitio Web de Electro Perú


Se discute la posibilidad de construir una represa hidroeléctrica en el Amazonas desde los años ’70s, pero esta semana se extendió la licencia ambiental para llevarla a cabo.

Así, el proyecto Belo Monte será una realidad en manos de la empresa que gane la licitación, que además deberá pagar 800 millones de dólares en concepto de compensación ambiental.

Se trata de una obra monumental, que cuenta con gran resistencia de grupos ambientales.

Belo Monte será la tercera planta hidroeléctrica más grande del mundo, y su objetivo será el aportar 11 mil GW adicionales de energía para ayudar a cubrir la creciente demanda de un país que se ha convertido en potencia mundial.

Informa The Guardian que la planta costará unos 11 mil millones de dólares y podría comenzar a operar en 2015.

Pero, ¿por qué grupos ambientalistas se oponen a un proyecto de energía que es considerada ‘limpia’?

Las plantas hidroeléctricas no producen emisiones directas de carbono, pero provocan alteraciones en los ecosistemas que no son menores. El gobierno brasileño admite que la planta provocará la inundación de 500 kilómetros cuadrados de tierras, y los opositores creen que esto provocará el desplazamiento de miles de nativos que habitan las zonas aledañas al río Xingu, donde se emplazará el proyecto. Además, las plantas hidroeléctricas son perjudiciales para los ecosistemas marinos.

Para intentar paliar las dudas ambientales, el gobierno brasileño está pidiendo una compensación ambiental de 800 millones de dólares a la empresa que gane la construcción de la planta. Este dinero se destinaría a medidas de conservación y reconstrucción ambiental. Además, desde el Ministerio de Ambiente brasileño aseguran que no habrá desplazamiento de nativos. También aseguran que la construcción mejorará la situación de vida de las personas que viven en la zona.

Pero, ¿es posible pensar en un proyecto de tal envergadura sin pensar en consecuencias negativas? Más allá de lo que podamos pensar, como dijo el presidente brasileño Luis Inacio Lula da Silva, Brasil es el dueño del Amazonas y puede elegir su destino. Habrá que ver cuál es el resultado.

 


Las investigaciones científicas con las llamadas células madre, capaces de multiplicarse y dar origen a los más variados tejidos del cuerpo, están entrando en una nueva era. En julio de 2010, el FDA (“Food and Drug Administration” por sus siglas en inglés), órgano que regula los medicamentos y alimentos en los Estados Unidos, aprobó la realización de las primeras pruebas con células madre embrionarias en seres humanos. Los beneficiarios son personas afectadas por lesiones de médula espinal. Más recientemente, el mismo órgano norteamericano autorizó pruebas en humanos para tratar la ceguera. Y el futuro aún nos depara muchas sorpresas. Según las previsiones de los investigadores, las próximas generaciones conocerán un mundo propio de un largometraje de ciencia ficción, en el que la medicina será capaz de regenerar el cuerpo humano y las largas esperas para recibir un trasplante de órganos pertenecerán al pasado.

De los países de América Latina, Brasil es el que más destaca en este tipo de estudios. La ley que autoriza investigaciones científicas con embriones para fines terapéuticos fue aprobada en mayo de 2008, luego de un intenso debate. Y mucho antes de ello, tratamientos experimentales con células madre adultas para combatir enfermedades incurables, ya habían sido realizados con éxito. El sábado 12 de febrero a las 17:00 (hora de Bogotá/ Buenos Aires/ Ciudad de México), Discovery Channel explora este complejo tema en su producción original CÉLULAS MADRE: LA LLAVE DE LA REGENERACIÓN.

Con una hora de duración, el documental presenta entrevistas con genetistas, biólogos, bioquímicos, pacientes y médicos de diferentes especialidades para mostrar los avances en esta área de la ciencia. Investigaciones y tratamientos experimentales han ayudado a salvar muchas vidas y a mejorar radicalmente las condiciones de pacientes de dolencias neurológicas y cardíacas, además de casos de ceguera y diabetes. Y los estudios con cobayas, actualmente en curso en Brasil, ofrecen esperanza a jóvenes portadores de enfermedades genéticas degenerativas y víctimas de lesiones de médula ósea. Un escenario fascinante y polémico que desafía los límites del ser humano ante la vida y la muerte.

Dinámico y rico en elementos gráficos, el programa acude a los hospitales y a los avanzados centros de investigación de São Paulo y Rio de Janeiro para mostrar, por ejemplo, cómo las células madre se convierten en valiosas células capaces de regenerar la córnea para devolverle la visión a los pacientes con ceguera; y cómo esas células también pueden ser inyectadas en el corazón para desobstruir las arterias y ser utilizadas para tratar la diabetes tipo I.


Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
[ Vuelta arriba ]